Calefacción con láminas calefactoras

Las láminas calefactoras son una fuente de calor moderna, sana y económica; emiten ondas infrarrojas en el área arbitrariamente grande. La fuente de calor radiante es una capa de pasta carbónica que transforma la energía eléctrica en ondas de calor con pérdidas mínimas. Son ampliamente utilizables para casas particulares, estructuras industriales y locales comerciales, incluidos terrarios, pajareras etc.

Las principales ventajas de las láminas calefactoras de MAXECO

  • bajo coste de inversión y funcionamiento
  • comodidad y subida rápida de la temperatura ambiente
  • no hay costes de mantenimiento
  • 10 años de garantía
  • la vida útil es tan larga como la de los cables de cobre en paredes de casas

Las ondas infrarrojas existen en todas las fuentes de calor, incluyendo nuestro Sol. Las fuentes de calor (estufas, radiadores, espiral de carbono, fibra de carbono) varían en la eficacia, es decir, la cantidad de pérdidas que surgen en la conversión de una energía en otra. Para que los radiadores de la calefacción a gas radien cierta cantidad de la radiación infrarroja, debe la energía almacenada en el gas poner movimiento los electrones en el metal de la caldera que luego agita las moléculas de agua, el agua traspasa la energía a los radiadores y, finalmente, los radiadores radian parcialmente la radiación infrarroja con lo cual se calienta el aire que luego calienta las paredes y todas los objetos.

En caso de las láminas calefactoras, este largo proceso de transferencia mutua de la energía se elimina. La energía eléctrica se transforma en las fibras carbónicas en ondas infrarrojas que luego calientan nuestros cuerpos. Lo que, atención, pasa con pérdidas mínimas. Es como tomar el sol en las montañas, con la nieve, en bañador, incluso cuando la temperatura ambiente es sólo de 5 ° C.

La lámina calefactora es como un Sol propio en casa

En nuestro caso se trata de la tercera generación de láminas calefactoras con autorregulación que aumentan la eficiencia. La lámina de primera generación fue diseñada como una capa de carbono depositado. La segunda generación de la lámina calefactora contaba ya con la fibra de carbono en vez de la capa de carbono, pero no tenía la autorregulación.

Autorregulación

La mayor ventaja de las láminas de calefacción MAXECO es la capacidad de autorregulación, la cual baja los costes de caldeamiento de los espacios. La capacidad se basa en el principio de la resistencia térmica. Cuando la temperatura de la lámina de calefacción sube, sube también la resistencia térmica. Según la ley de Ohm, cuando esto se produce, disminuye el flujo eléctrico que tiene el efecto de reducir la potencia eléctrica, y por lo tanto, el consumo de energía. La corriente eléctrica fluye a través de la capa de las moléculas de carbono que están presentes en el polímero portador. En un estado frío están estrechamente juntas, y al aumentar la temperatura, las moléculas se separan. Esto aumenta la resistencia térmica y disminuye la potencia eléctrica (Véase imagen nº 1).

La autorregulación produce un ahorro de energía de hasta un 27%. Este ahorro consiste en el hecho, de que incluso antes de alcanzar la temperatura predefinida en el termóstato y con el calentamiento de la lámina, la misma empieza a disminuir el consumo de la corriente y la potencia. Lo llamamos modulación. El principio de la modulación se ilustra en el gráfico nº 1. Están disponibles las láminas con la modulación hasta un 25% o hasta un 50%.

El uso de la autorregulación, también tiene la ventaja de que evita el sobrecalentamiento no deseado de la capa en caso de aislantes ajenos (alfombras, muebles, etc.). También nos facilita la planificación de la colocación de las láminas en el suelo y evitar las „zonas frías”, en el caso de la posible reubicación de los muebles o similares.

studeny teply stav ES graf samoregulace ES